domingo, 16 de septiembre de 2012

Notas de lectura: El Vencedor está solo de Paulo Coelho

Debo de admitir que no me encuentro en los más fanáticos de Coelho, sin embargo algunas de sus obras, llenas de misticismo y esa quintaesencia que implica explicar con pocas y no tan rebuscadas palabras esa trascendental persecución al significado de la vida y la existencia del todo.

Hace unos meses, mientras trabajaba por un contrato en la Embajada norteamericana en Managua, conocí a un agradable señor de uno de los países de Europa del Este. Platicamos largo y tendido durante un par de ocasiones y en una de esas veces, interrumpí su lectura entretenida bajo una sombra agradable y le pregunté qué leía. Así empezamos una plática sobre libros y entre ellos surgió el brasileño. Me recomendó mi amigo de libros que leyera El Vencedor está solo y tanto me convenció con la reseña de la historia que unos días después logré conseguirlo e iniciar su lectura.
El éxito como objetivo de la vida es uno de los temas tratados en el libro. La rueda sin fin que nos atrapa a muchos durante años pensando en que siempre habrá vida para aquello que existe además del trabajo y el dinero. Cuidado. Cuidado, diría Coelho. Pensemos que también tenemos un par de ojos para ver y un par de orejas para oír lo que ocurre a nuestro alrededor. O tal vez, como dicen los Proverbios, Dios también nos invita a mirar el Conjunto.
Comparto ahora con mis lectores algunas de las frases que llamaron mi atención. Pido disculpas por no disponer de alguna explicación de su contexto pero a decir verdad, son frases que llamaron mi atención mientras leía sus páginas y que quedaron subrayadas como interesantes, importantes, filosóficas, aterradoras o simplemente atrapadoras. Espero que les sean de interés.


De El Vencedor está solo (Paulo Coelho)
…Fingir que son felices, aunque sean prisioneros de su propio éxito.
-
Dicen que sólo los cisnes son fieles, pero incluso eso es mentira. La única especie de la naturaleza que no comete adulterio es la ameba (Diplozoon paradoxum) 
-
Todo lo que el ser humano ha sentido, probado y contemplado desaparece con él, de la misma manera que las lágrimas desaparecen con la lluvia.
-
Cuando la gente reflexiona sobre las decisiones que tienen que tomar, normalmente acaban desistiendo; hay que tener mucho valor para dar determinados pasos.
-
Quieren escapar de la trampa que les espera a todas las mujeres: convertirse en amas de casa, prepararle la cena al marido todas las noches, llevar a los niños al colegio a diario, intentar descubrir un pequeño detalle en…
-
La gente nunca está satisfecha con nada. Si tiene poco, quiere mucho. Si tiene mucho, todavía quiere más. Si tiene más, quiere ser feliz con poco, pero es incapaz de hacer esfuerzo alguno en este sentido.
-
El hombre hace que alguien se convierta en un individuo único y especial, con pasado y futuro, antecesores y posibles descendientes, conquistas y derrotas.
-
… las cuatro fuerzas que la guiaban: amor, muerte, poder y tiempo. Es necesario amar porque somos amados por Dios. Es necesaria la conciencia de la muerte para entender mejor la vida. Es necesario luchar para crecer, pero sin caer en la trampa del poder que conseguimos con eso, porque sabemos que no sirve de nada.
-
No se vende el lugar que Dios nos ha encargado cuidar en este mundo.
-
¿Era posible detener el progreso? ¿Era inteligente impedir el desarrollo de una nación? Recordó las muchas noches en vela que había pasado dibujando a la luz de una vela, reproduciendo los modelos que usaba de los beduinos, temiendo que también las costumbres tribales acabaran destruidas.
-
Siempre pienso respecto al mundo en el que vivimos: sofocados por las mentiras, creemos más en la ciencia que en los valores espirituales, obligándonos a alimentar nuestras almas con cosas que la sociedad dice que son importantes, mientras vamos muriendo poco a poco, porque entendemos lo que pasa a nuestro alrededor, sabiendo que nos vemos forzados a hacer cosas que no hemos planeado, pero aún así no somos  capaces de dejarlo todo para dedicar nuestros días y nuestras noches a nuestra verdadera felicidad: la familia, la naturaleza, el amor. ¿Por qué? Porque nos vemos obligados a terminar aquello que hemos empezado para poder conseguir la tan deseada estabilidad económica que nos permita disfrutar el resto de nuestras vidas dedicados únicamente al otro.
-
Todas sueñan con el éxito fácil, para después entender que no existe.
-
El diamante sólo sirve como joya, y en eso reside su importancia: es absolutamente inútil para cualquier otra cosa.
-
La suprema manifestación de la vanidad humana.
-
Cuando la sociedad no reacciona para acabar con el crimen, el hombre tiene todo el derecho a hace aquello que cree que es más correcto.
-
En este mundo, solo el amor lo merece absolutamente todo. El resto no tiene la menor lógica.
-
No hay oportunidades únicas, la vida siempre te da otra oportunidad. Y la voz insiste otra vez: puede ser. ¿pero cuánto tiempo tardará en llegar?
-
La única manera de prevenir esa enfermedad es entendiendo que el alma sufre, y sufre mucho, cuando la obligamos a vivir superficialmente. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas.
-
Bendito aquél que consigue darles a sus hijos alas y raíces, dice un proverbio árabe.
-
La experiencia me ha demostrado que la gente sólo da valor a algo cuando se les da la oportunidad de dudar si conseguirán o no lo que desean.
-
Todos los jóvenes tienen el mismo sueño: salvar el mundo. Algunos lo olvidan rápidamente, convencidos de que hay cosas más importantes que hacer, como formar una familia, ganar dinero, viajar y aprender una lengua extranjera.
-
El síndrome de la celebridad. Las personas olvidan quiénes son y creen lo que los demás dicen sobre ellas.
-
El camino del poder no tiene vuelta atrás. Iba a ser eternamente esclavo de aquello que había escogido, y si realizaba su sueño de dejarlo todo, caería en una profunda depresión.
-
Poder absoluto es sinónimo de esclavitud.
-
Era un trabajador compulsivo, un workaholic, palabra con la que se denomina este tipo de desorden. Los trabajadores compulsivos, dijo el psiquiatra, cuando no están involucrados en los desafíos y los problemas de su compañía, corren el riesgo de caer en una profunda depresión.
Le estoy diciendo que use su trabajo como fuente de alegría, y no como obsesión compulsiva.
-
La gente se encierra en su mundo egoísta, hace planes que no incluyen al prójimo, creen que el planeta es un simple terreno que explotar, siguen sus instintos…
-
No hay nada mejor para cambiar el estado de ánimo de una mujer que saber que alguien del sexo opuesto la desea.
-


Espero compartirles más en unos días...
Buena lectura!

1 comentario:

SAMUEL ORTEGA dijo...

Me gusto demasiado este libro: El Vencedor está solo de Paulo Coelho, a donde queremos llegar para tener todo y a la vez nada :)